Auto-trasplante

Hoy hace justamente 4 semanas que estoy ingresado en la Unidad de Trasplante de Médula Ósea (UTMO), por lo que me acaba de decir mi Doctora (Inmaculada de las Heras) aún me quedan unos dias más aqui, seguramente hasta final de esta semana.

Cuando ingresé pensaba (por recomendación de mi amigo VOL) escribir un diario de abordo, donde escribir el dia a dia de todo el proceso, pero ha sido imposible. En el momento que empecé con quimioterapia mi cabeza no pensaba con fluidez y no habría sabido explicar muy bien todo lo que me han hecho, o no habria sabido plasmarlo en un trozo de papel.  Se que habré perdido detalles por el camino pero lo esencial no se olvida, os lo aseguro.

Explicar estas cuatro semanas aqui no creo que sea lo recomendable, eso es algo que escribiré algún dia pero en otro medio distinto,  además ¿¿quien se va a meter en mi blog y se va a pasar una hora o dos leyendo todo lo que ha sido el proceso??,  se de unos cuantos que si lo hariais pero no quiero cansar.

Lo que más me ha sorprendido de estar aqui ya casi un mes es que no tengo la sensación de estar tanto tiempo, cuando ayer me dijeron “mañana lunes hace cuatro semanas que estas aqui”… por un momento me quede parado, ¿4 semanas?, no jodas!!!.

Parece increible pero cuando preparas tu cabeza para que se relaje y sepa que es posible que no salgas de una habitación durante tanto tiempo, las cosas se llevan mucho mejor, a mi desde luego me ha funcionado. No creais que me he aburrido un solo instante, al contrario.

Lo que pretendo decir con esto es que todo está en nuestra cabeza, yo me considero una persona nerviosa, muy nerviosa (algunos me conoceis), pero hay que poder vencer a tu forma de ser cuando te enfrentas a estas cosas, porque de lo contrario, lo que para mi ha sido una estancia agradable en “un balneario”, para otros se puede convertir en un mes en prisión (encima sin paseo por el patio).

También tengo que reconocer que casi la totalidad de los enfermeros y enfermeras, auxiliares y sobre todo mi doctora, han hecho que los dias vividos aqui no se me olviden jamás, pero no como un mal recuerdo, al contrario, casi como una estancia en un Balnerario de verdad.

Quiero hablar de mi Doctora, Inmaculada de las Heras. Todos hemos estado enfermos alguna vez, bien un catarro o algo mas grave, y a todos nos gusta que el medico primero nos trate como a personas, y segundo nos explique el motivo por el cual van a hacerte una prueba y por qué. Todo regado con una sonrisa y buenas palabras, palabras sencillas. Pues esa ha sido mi doctora en este proceso, y no sabeis lo mucho que se agradece.

El único “pero” que le puedo poner a todos estos dias es a la comida, y a su nutricionista. Os cuento una anecdota y con esto termino,  Dias despues de hacerme el trasplante, mi cuerpo se revoluciono por completo y me dio una diarrea de “padre y muy señor mio”, asi estuve mas de 8 dias. A mi todos los dias me llama una nutricionista a la habitacion para ver que quiero comer, teniendo en cuenta que tiene que ser una comida baja en bacterias, por aquello de las defensas. Pues ese dia empece con mi diarrea y logicamente la comida que habia pedido el dia anterior ya no me la podia comer, porque seria una bomba en mi estomago. Desde la unidad llamaron a la nutricionista que a su vez me llamo a la habitación, y su primera pregunta es  ¿Tu que quieres comer? (con un tono digamos, subido), yo le dije, digamelo usted… y ella para mi sorpresa me dice ¿Pues lo que tu comas normalmente cuando tienes diarrea?…

Tocate las narices!!!… que yo “el enfermo” le dijera a ella “la profesional de nutrición” lo que podia comer!!!!…

En fin esas cosas pasan, y casi se agradecen, le da un toque distinto el dia que te sucede.

Seguimos unos dias más en el Balneario, enseguida nos vemos fuera. Un abrazo a los que estan y me quieren.

Anuncios

6 pensamientos en “Auto-trasplante

  1. Alfonso que no te engañen, esto no es tanto como se dice, no es un paseo por la feria, pero tampoco te vuelves loco!!!… se pasa, te endurece y sigues una vida (si se puede) más plena. Abrazaco.

  2. Está claro que el cómo nos planteemos las situaciones adversas influye tremendamente en cómo vamos a llevarlas. Agradable no es, pero… ¿es como estar emparedado en vida? Yo creo que no. Ojalá no me toque pasarlo, pero si llega… habrá que asumirlo como otro bache más.

    Un abrazo señor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s